Hace años que este hombre debería haberle prohibido a su mujer que siguiera trabajando como bailarina erótica, pero nunca se ha animado a hacerlo; en realidad, la ve tan feliz con lo que hace, que con el tiempo ha ido dejando atrás los celos, y hasta está orgullo de lo bien que baila y de cómo los tíos babean por ella sabiendo que ninguno tiene la más mínima oportunidad. Pero es qeu además, esta tia buena tiene muchas otras habilidades además del baile, que la han ayudado a mantener a su marido incondicional a su lado y sin críticas, como el de ser una auténtica bestia sexual en la cama, y aunque ya se puede considerar una madurita, no ha perdido nada de su belleza y lozanía: es más, casi se podría decir que, como el vino, ha ganado con los años.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 520 vistas

Tags: , , , maduras